https://www.lanacion.com.ar/politica/se-acelera-carrera-electoral-cristina-kirchner-suma-nid2248255/amp?jwsource=cl 

 

 

 

  • Falta menos de un mes para que se definan las alianzas electorales y los candidatos para las elecciones. En pocas semanas se sabe si Cristina Kirchner será candidata, si juega Roberto Lavagna , qué pasará finalmente con Sergio Massa o con el gran ganador del domingo pasado, Juan Schiaretti. Finalmente, cuánto apoyo interno enCambiemos tendrá Mauricio Macri para buscar la reelección
  • La gente, el país político y el mundo económico esperan todas estas definiciones. Miran la política, observan cómo se van conformando los acuerdos y los amagues de alianzas y estrategias. Cada vez parece más evidente que Cristina sería candidata, y ayer ya prácticamente se presentó en sociedad su alianza, de Unidad Ciudadana, con un sector del peronismo, precisamente el sector que controla el partido legalmente a nivel nacional. Gobernadores, intendentes del conurbano donde Cristina tiene la mayor penetración, dirigentes sindicales y referentes políticos en todo el país.
  • Contra una Cristina que se va organizando con posible boleta unificada en todo el país, y que va comunicando sus planes en caso de retornar al poder (reforma de la constitución, nuevo contrato social con un Estado totalitario que supuestamente garantiza el bien común y por lo tanto no debe ser auditado ni controlado por la Justicia ni por la prensa, ni por nadie) aparece el oficialismo golpeado por la crisis económica y un espacio que se presenta como la antigrieta, donde fluye Roberto Lavagna, Juan Schiaretti, sectores de centro izquierda que se creen progresistas.
  • Además se suma un peronismo supuestamente republicano y federal, todo un conjunto de voluntades y egos que no está muy claro cómo terminaría de armarse a pocas semanas de la obligación de inscribir a los que participen de la carrera.
  • En el mundo económico crece el temor por la división cada vez más sostenible de los espacios que confrontan contra el totalitarismo estatal y político que representa Cristina, en tanto observan como la expresidenta va sumando voluntades a su estrategia, con el pragmatismo de los políticos profesionales que para lograr el poder suman y olvidan rencores y desprecios del pasado. No los une el afecto. No son ni amigos ni parientes. Son compañeros de trabajo en busca de retornar al poder.
  • Tampoco está claro cómo sigue la coalición que respalda a Mauricio Macri. Más de la mitad de los dirigentes creen hoy que Macri no debería ser candidato. Una parte de la UCR lo dirá en la próxima Convención. En el círculo rojo, incluyendo sectores financieros no tan fastidiados con el Presidente, entienden que deben unirse todos para evitar el regreso de Cristina. Todos los proponen pero todos indican que eso solo sería posible sin Macri.
  • El Presidente da pelea. De ninguna manera acepta el fracaso y quiere bajarse. Sigue convencido de que es él la garantía para ganarle a Cristina. Se juega a que la economía mejore y al plan alivio para que lo perdone la clase media. Congelar las tarifas y el dólar, y mejorar el bolsillo con los aumentos en jubilaciones y planes, más los ajustes salariales de las paritarias que recién en mayo junio empiezan a llegar.
  • Celebró el Gobierno y también el país el cambio de tendencia en la inflación. En Casa Rosada esperan que mayo se acerque a 3% y julio a 2%. Para eso es imprescindible que el dólar siga quieto. La frenada en la escalada de precios se dio, pero solo puede seguir si el peso se estabiliza.
  • Para mantener dólar quieto se necesita un mundo menos inestable y que los mercados no se asusten con el resultado de las PASO, aunque se supone que allí estarán los dólares que el FMI le autorizo vender al banco central en caso de corrida por factores políticos.
  • La respuesta, como siempre, dependerá de qué ofertas electorales finalmente se presenten, y cómo termine votando el padrón electoral.

Comentarios

comentario

Facebooktwittergoogle_plusmail